SIEMPRE HAY UNA PRIMERA VEZ

Podría afirmarse que empecé a escribir con miras profesionales en el año 1999, logrando en el 2004 publicar mi primera novela "Trescientos sesenta y seis lunes" ( Editorial Triángulo Escaleno). A ella le siguieron dos novelas más y un manual para padres y educadores ante los peligros que acechan a los menores en la red como es "Tranki Pap@s". Pero fue una tarde de un agosto de 2014, paseando, o mejor dicho , arrastrando el paso por un Centro Comercial, cuando usé como oasis en aquel conglomerado contaminado acústica y visualmente, una Casa del Libro. Accedí al local y tuve dos impactos que jamás olvidaré: el primero localizar a la primera (nunca antes me había sucedido con ninguno de mis novelas anteriores) la novela negra "No nos dejan ser niños" de Ediciones B. El segundo, que documento con una fotografía, el que esa misma novela esté en el apartado de Recomendados, al lado de un tal "Lorenzo Silva". Como se suele decir, "siempre hay una primera vez".