"No nos dejan ser niños" en el Círculo de Lectores

Si apago mi mirada durante unos segundos todavía puedo ver al comercial de Círculo de Lectores charlando conmigo y con mi madre en nuestro piso del Eixample barcelonés. Hacía ilusión comprobar las novedades literarias y escuchar la pasión con la que aquel hombre nos hablaba de los libros que nos traía. Jamás imaginé que algún día una de mis novelas pudieran ser editadas por el sello Circulo de Lectores. Qué daría yo para que mañana por la mañana aquel hombre cuyo nombre no logro recordar (muy Cervantes me ha quedado eso) timbrara en mi puerta y de entre las novedades me señalara con un dedo el "No nos dejan ser niños" y nos regaláramos una sonrisa de complicidad.

Espero que lo disfrutéis y que el universo de la policía María Médem y Roberto Rial se instale para siempre en vuestros hogares pero sobre todo, en vuestra memoria.

Desde aquí, una vez más, GRACIAS al Círculo de Lectores por haberme nutrido de tan buena literatura sin la cual yo hoy jamás estaría escribiendo ni sería el tipo que soy.