"No nos dejan ser niños" y el CINE

Que me formé como guionista no es ningún secreto. Mi amor por el celuloide podría tacharse de enfermizo, a la par que la lectura, incluso me atrevería a decir que ha sido más incisivo a lo largo de mi vida. Sin embargo el mundo del guión siempre me ha dado la espalda en la mayoría de proyectos que he realizado desde el año 2001. No así el literario, en el que he logrado publicar , hasta la fecha, cuatro novelas. Por eso, cuando alguien del cine se interesa o se lanza a aventurarse a leer una de mis novelas, mi piel siente un escalofrío que no discierne si es alegría o si es temor, si es fantasía o un sueño, ya que la piel no quiere saber nada de razonamientos y únicamente se empeña en transmitir emoción. Y eso es justo lo que siento cuando veo estas fotografías, una suerte de ilusión al ver que de una forma u otra, mis historias alcanzan el mundo del celuloide. Gracias ARTISTAS por acercarse a mis letras. Jamás me rendiré.